las mil luces de la naturaleza
Texto: Rosalía Fernandez
Fotografía: Ricardo Labougle

Mil luces 01 Mil luces 02

Hemos visitado a Pilar Pequeño, una prestigiosa fotógrafa que lleva mas de 20 años dedicándose a plasmar la naturaleza a través de su cámara, jugando con luces sombras y enfoques, esta artista ha hecho de su trabajo un estilo de vida, viviendo en pleno campo y escapándose a diario a robarle a la naturaleza sus creaciones mas bellas.

Pilar necesita bien poco para conseguir fotos tan bellas. En el campo encuentra todo tipo de flores y plantas silvestres que luego introduce en jarrones de cristal llenos de agua. Esta permanece durante horas en su contenedor hasta que se forman pequeñas burbujas. Al introducir la flor dentro, las burbujas se adhieren a ella creando formas sugerentes.
Después estudia la luz y tamiza las sombras con plásticos. Para entender mejor las formas, suele dibujar antes las flores.

Haberla conocido ha sido todo un placer. Serena, profunda, natural y con un mundo interior que logra desplegar en los matices de sus fotografías. Empezó hace mas de veinte años, motivada por la pasión inicial de su marido hacia la fotografía, y a partir de ahí ha ido creando todo n repertorio de imágenes que han viajado por todo el mundo. Ha expuesto en la Galería Nacional de Arte de Pekín, el Circulo de Bellas Artes de Madrid, en Arco, en el Reina Sofía y, en estos momentos en la madrileña Galería Cuatro Diecisiete hasta el próximo 16 de julio con su exposición Huellas, Fragmentos del Tiempo. Empezó en esto como por curiosidad, como quien inicia un hobby por el a ver que pasa.

Mil luces 03 Mil luces 04

Hoy día, vive replegada en su casa de El Molar, a las afueras de Madrid, desde donde escapa hasta la naturaleza más próxima, la ribera del río Jarama, y donde obtiene el material de sus composiciones: flores silvestres, plantas, ramas... Le gusta trabajar sola y fue todo un privilegio que nos dejara acompañarla en su viaje a la naturaleza junto con dos fieles compañeros: Tula y Lupo, dos ejemplares de Labrador Retriever. "Cuando trabajo no me gusta tener nadie a mi lado. Necesito y pasar las horas concentrada en un solo enfoque y plasmarlo desde diferentes puntos de vista", nos cuenta. Para ella, esos puntos de vista tienen que ver con los cambios de luz, con fotos del mismo tema tomados a diferentes horas..."Me gusta hacer lo que Monet con sus catedrales: un mismo tema contemplado en diversas versiones. ¿Por qué así? Lo que intento es imitar al ojo humano, con todos sus matices que este logra captar en su visión"', añade. ¿Y porque solo la naturaleza?¿ Y porque no las personas?, le pregunto. "Porque entonces ya no trabajo sola. Desde luego que disfruto sacando fotos a mis hijos y mis nietos, pero no encuentro así un enriquecimiento personal. Sólo escapándome al campo y fotografiando naturaleza o ruinas devoradas por ella, logro esa intensidad que me introduce en la concentración de mi trabajo", explica. Pilar es tan fiel a ese principio que cuando viaja con su marido cada uno respeta sus aficiones: "ahora estamos planeando un viaje por la costa de Portugal. Él ira navegando y yo en coche deteniéndome donde quiero y dedicándome durante horas a mi trabajo. Después, nos conectaremos por el movil y nos volvemos a reunir".

Revista Casa&Campo nº 135 . 2001

 

Diseño: Óptima! comunicación visual