La poética de la luz (1 de 5)
Texto: María Teresa Gutiérrez Barranco


... Y nubes e ilusión del color de estas piedras
por los siglos roídas,
muro antiguo con musgo recubriendo las tejas
rojizas y con olmos
de frondoso verdor y con música nueva,
huellas de pies anónimos
como firmas de polvo escritas en la acera,
fugaz tránsito humano...

Maduro para el sueño
Juan Ruiz Peña

El trabajo Huellas te convierte desde el principio en espectador cautivo. Comienzas escuchando el silencio, viajando al pasado desde el presente, navegando por sus sutiles colores, impregnándote de la magia que te envuelve, escuchando el ulular del tenue viento que se presiente en el exterior de los edificios; contactas con las vidas anteriores, las sueñas, las imaginas. Estamos respirando en una atmósfera viva.

La autora, con su sensibilidad envolvente, vivifica lo inanimado y nos invita a compartir con ella un viaje sentimental a través del tiempo, compartiendo el poema épico visual que ha creado. Ha construido este poema fotográfico con sus sentimientos personales y lo ha versificado con un color alejado de lo llamativo. Ha tejido su lenguaje sobre el paso del tiempo y la belleza decadente, y nos transporta con ello a tierras íntimas y remotas tanto de su propia alma como de los lugares y las cosas.

La poética de lo que fue, de un tiempo ido, de un tiempo ya muerto. Depurado lenguaje visual que consigue que el pasado retorne al presente a través de sus encuadres llenos de emoción. Las paredes arañadas y deslucidas, la elección de las luces, su creación de instantes que congelan este momento, salvando lo que ya el tiempo destruyó parcialmente. La poesía y la fotografía para dar nueva vida.

Ha realizado su propio viaje interior y las imágenes conseguidas están, por ello, muy alejadas del frío registro fotográfico documentalista.
Su visión es una simbiosis entre su mundo interior y los escenarios que tiene ante sí, con la que consigue, tal y como nos tiene acostumbrados, una narración auténtica y veraz. Escenarios agonizantes a los que hace hablar: les presta sus propias palabras para que nos cuenten historias.

La poética de la luz 2017

Integra los edificios en el tiempo actual y, como Lázaros resucitados, nos los ofrece en una síntesis visual formada con el intimismo de su propia mirada de fotógrafa grande, llena de sencillez y de sugerencias. La autora trata de esconderse evitando protagonismos, al tiempo que tiñe todo con la maestría de su buen hacer, de su oficio, en todo lo que toca fotográficamente. Y, siempre así, con la gran humildad de los maestros a los que solo les importan las criaturas que crean.

El trabajo que nos presenta tiene sus antecedentes en las primeras fotografías que tomó en 1997 de las ruinas del hotel-balneario de Mondariz.

Cuatro años más tarde realiza la bella fotografía de la casa abandonada de Pedras Salgadas, en el norte de Portugal. Una imagen en la que el dominio de las luces y su capacidad para poetizarlas se nos muestran, una vez más, como una de las características más relevantes de la autora.

Huellas es un relato visual sobre la poética del paso del tiempo. En él confluyen avatares de dos recorridos. Dos escenarios que se funden en una única narración íntima y personal. El Baixo Miño y, en el otro extremo geográfico, el Mediterráneo del Mar Menor.

Un profundo y conmovedor diálogo con dos edificios que van muriendo lentamente. Transformación del fin en un nuevo comienzo. La pérdida como enriquecimiento. Suma de historias acumuladas entre sus paredes. El alba sucediendo a la noche.

 

Diseño: Óptima! comunicación visual